¿Las marcas deberían adoptar una posición política?

Es interesante ver como varias marcas han aprovechado las políticas anti inmigrantes de la Casa Blanca para ganarse -o perder- el corazón del consumidor. Hay dos casos específicos que podrían convertirse en un buen ejemplo: el primero tiene que ver con los controversiales comerciales del Super Bowl 2017 y el segundo la acción #DeleteUber.

CASO SUPER BOWL

El primero Airbnb y su concepto We Accept .

En este spot de 30 segundos se habló de la necesidad de aceptar a las personas sin importar su raza, edad y género. La campaña afianzó el discurso con el copy final “El mundo es mucho más bello si nos aceptamos unos a otros”. El comercial se convirtió rápidamente viral y #weaccept se convirtió en trending topic en Twitter.

84 LUMBER

El segundo, 84 Lumber, una empresa que vende materiales de construcción. En su comercial de 90 segundos muestra como una madre mexicana y su hija, se despiden de su familia y emprenden un viaje sumamente difícil con la esperanza de llegar a USA, cuando finalmente logran llegar a la frontera, se encuentran con un inmenso muro, la desesperanza se apodera de ellas, hasta que ven que más adelante hay una gran puerta que ha sido recién construida. La campaña cierra con la frase “La voluntad de triunfar siempre será bienvenida aquí”.

BUDWEISER

De igual manera Budweiser salió con el comercial «Born the Hard Way», en donde se habla de la historia de su fundador Adolphus Busch quien enfrentó grandes prejuicios en USA por ser inmigrante y de que aún así logró crear una de las cervezas más importantes del mundo.

AUDI

La empresa Audi abordó otro tema político que fue bastante polémico en la candidatura de Trump: la discriminación de género y el trato que recibe la mujer en la sociedad actual. Con el concepto «El progreso es para todos» se habló de que hombres y mujeres deben tener las mismas posibilidades.

Coca Cola

Para finalizar, Coca-Cola sacó un comercial, donde la canción America The Beautiful es cantado por diferentes personas, de diferentes razas e idiomas, dando a entender que USA es un gran país gracias a su diversidad.

CASO #DeleteUber

#DeleteUber

El 28 de enero, el hashtag #DeleteUber se volvió trending topic en Estados Unidos.
Mientras que los taxistas del JFK se habían unido a miles de personas que protestaban, en este aeropuerto, contra el veto de prohibición de entrada de los Musulmanes a los Estados Unidos, dictado por Trump. Uber desactivó el aumento de precios por viaje, que comúnmente se activa cuando la demanda sube.
Los usuarios entendieron esta acción como una rebaja del servicio y por lo tanto un apoyo al veto.
Así que tomaron acciones, como protesta lanzaron el hashtag #DeleteUber donde invitaban a los usuarios borrar la aplicación de sus móviles. La reacción no se hizo esperar, según el New York Times, entre el jueves y el sábado, aproximadamente 200.000 usuarios la había borrado.
Su principal competidor Lyft aprovechó la ocasión para anunciar que donaría $1.000.000 en los próximos 4 años a ACLU (American Civil Liberties Union) para ayudar a los inmigrantes y refugiados perjudicados por el veto.
Marcas como Airbnb y Starbucks también reaccionaron rápidamente. Airbnb ofreció casa gratis para aquellos que no habían podido ingresar a los Estados Unidos mientras que Starbucks prometió contratar 10.000 refugiados en los 75 países donde tiene tiendas.

Según un estudio de Weber Shandwick con KRC Research en donde encuestaron a más 1000 consumidores en Estados Unidos, el 31% de encuestados reaccionaba favorablemente cuando un CEO tomaba alguna posición política, mientras que el 22% tenía una opinión menos favorable, y a el resto no le importaba o no opinaba. (Shandwick W, 2017).

Así que luego de leer esto, llegamos a la pregunta del titular. ¿Las marcas deben tomar posición política?

Pareciera que en un mundo donde las compañías suelen ser globalizadas y los medios cada vez más dinámicos y críticos, los consumidores esperan que las marcas hablen de los valores que ellos defienden. Hasta hace poco, la interacción producto y cliente era prácticamente unilateral y el individuo se limitaba a consumir y la empresa a proveer. Solo en ocasiones puntuales, y en sociedades específicas, se encontraban criticas ante alguna postura empresarial.

Ahora el consumidor, exige y castiga, no solo por el producto o servicio que ofrece la compañía, sino por las posturas que ésta podrían tomar ante ciertas situaciones. Twitter, Instagram, Facebook, ha ayudado a darle masividad a la voz del consumidor, donde estos expresan con fuerza sus opiniones y posturas.

Así que pareciera que estamos en una era, donde el consumidor contribuye enormemente a moldear una marca, no solo desde el punto de vista de calidad, sino también en posturas políticas y moral.

Post escrito por:

april_itriago
April Itriago.

Creativo Publicitario y profesor de la cátedra comunicaciones integradas de la Universidad Metropolitana.

Fuentes:

http://mashable.com/2017/02/08/deleteuber-lessons-for-startups/#XwySS3Ij6OqJ
http://www.businessinsider.com/over-200000-people-deleted-uber-after-deleteuber-2017-2
http://www.marketing-interactive.com/airbnb-google-and-lyft-among-brands-taking-a-stand-following-trump-immigration-ban/
http://sf.curbed.com/2017/1/30/14439542/trump-immigration-ban-airbnb-lyft-uber

#DeleteUber: El Hashtag que terminó con la renuncia de un asesor de Trump


http://www.businessinsider.com/delete-uber-hashtag-jfk-airport-taxi-strikes-2017-1
http://fortune.com/2017/01/30/budweiser-super-bowl-ad-immigrant/
http://www.ibtimes.com/anti-trump-super-bowl-ads-2017-watch-controversial-commercials-airbnb-budweiser-84-2486776

The 5 Best Ads of Super Bowl LI


(Shandwick W, 2017) LEADERSHIP HOW CONSUMERS REACT WHEN CEOS TAKE CONTROVERSIAL STANDS. Harvard Business Review.